Fotografía creativa: Portada de Tesis (III)

Quienes afirman que un libro no se juzga por su portada, o no lee o vive en otro mundo. No me malinterpretes, yo soy de los que compran las novelas por sus historias, los ensayos porque me interesa el tema que tratan y los libros de cocina por lo bien explicadas que estén las recetas (si traen dibujos es un plus). Pero, ¿qué libros son los primeros que ojeo en las librerías? Sin duda, los que me llaman la atención visualmente y los que me gusta sostener y tocar. Seguro que estás pensando que soy un fetichista de los libros (tampoco es que vayas muy desencaminado), ¿pero me negarás que no te pasa lo mismo?

El poder de un diseño

Por supuesto, la calidad de un libro la marca su contenido, la fuerza de lo que el autor quiere transmitirnos. Pero un buen envoltorio es imprescindible para que una obra destaque sobre el resto y le suma puntos. Cuando acabas de leer un libro –sea del tipo que sea–, vuelves sobre la portada y rememoras lo que has leído. Un buen diseño contribuye, no sólo a que el libro sobresalga sobre el resto de la librería, sino que aporta al lector una experiencia extra. Tan sólo piensa en cuántas veces observas la portada de un libro mientras lo estás leyendo, y te darás cuenta de lo importante que son.

Por eso, siempre que creo una portada, siento una gran responsabilidad. Pues estoy en la obligación de convertir en un diseño atractivo, un contenido al que el autor ha dedicado muchas horas de su vida. ¿Te habías planteado todo esto mirando la portada de un libro?

El caso especial de las portadas de tesis

A día de hoy, no dejan de sorprenderme las aplicaciones prácticas que tiene la fotografía. Su versatilidad y el margen tan grande que deja para la creatividad, me encantan. Si todo eso lo mezclas con diseño gráfico y libros, ya te puedes imaginar lo que disfruto con estos proyectos. Pero diseñar una portada para una tesis es un trabajo duro. Más incluso que para una novela. Hay que ser capaz de conceptualizar y crear con imágenes una composición que muestre la idea abstracta que ha servido de punto de partida al autor para su estudio. Aunque eso, que es lo más complicado, también es lo más divertido de todo porque permite experimentar con la fotografía.

Para ilustrar lo que te digo, esta entrada la encabezan uno de los proyectos en los que he estado enfrascado últimamente (que no han sido pocos, la verdad). Se trata de dos diseños para una investigación en psicología. ¿Cuál te gusta más?

2 Comments

Responder a Jota Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>