El balance de blancos perfecto

balance

¿Te has fijado que las fotos de interiores suelen quedarte amarillas? Esto se debe a que la luz de las bombillas cambian los colores de aquello que iluminan. En interiores este efecto es muy claro, pero también se produce en exteriores ya que según la hora del día el color de la luz va cambiando. No es igual la luz del amanecer que la del mediodía o la noche. Por no hablar de cómo modifican los colores de las fotos, tanto las farolas como los reflejos de luz en superficies coloreadas. Mostrar una correcta temperatura en los colores es una de las mejores maneras de acabar con las fotos mediocres con colores descontrolados.

Por ello, el primer ajuste que tienes que hacer siempre que empiezas a retocar una foto es conseguir un balance de blancos correcto. El balance de blancos es como se llama al proceso mediante el que conseguimos que en una fotografía los blancos sean blancos y los negros sean negros. Vamos, que con este proceso eliminamos cualquier dominante de color producida por una fuente de luz.

Balances de blancos en las cámaras y en software

Las cámaras suelen tener varias funciones para equilibrar los blancos. Me estoy refiriendo a los modos “nublado”, “tungsteno”, “luz día” y otros varios que dependen de cada aparato. Estos modos tienen gravados una manera de interpretar la luz para mostrar los colores reales en función de la luz con la que dispares. Mi experiencia es que la mayor parte de las veces fallan. Así que, olvídate de ellos.

¿Cómo consigues captar entonces los colores tal y como son? Pues como con la cámara no es fácil, mejor hacerlo mediante software. De esta manera eliminamos otra preocupación a la hora de tomar las fotos, y dejamos este trabajo para después.

Lightroom o el plugin Camera Raw son dos de las mejores herramientas para corregir el balance de blancos. Camera Raw, incluso, está integrado en Photoshop y es idéntico a los parámetros que se utilizan en Lightroom. No obstante, para que el retoque con dicho plugin sea el más correcto, tienes que disparar siempre en RAW. Olvídate del JPG. Es un fichero comprimido y trabajar con él es degradar la calidad de tus imágenes. Aunque volveré más adelante a explicar porqué te recomiendo disparar en RAW y cuándo hay que hacerlo, quédate con esta idea: disparar en RAW sólo son ventajas. Olvidarte del balance de blancos durante la toma de tus fotografías es sólo una de ellas.

¿Cómo corrijo el balance de blancos de mis fotos?

Muy sencillo, mirando el siguiente video en el que te muestro cómo realizarlo con Camera Raw.

 

Por supuesto, el balance de blancos puede utilizarse de manera creativa. No siempre acercarse a los colores más reales nos va a dar mejores resultados. Pero como siempre digo: nunca hay que pasarse con los retoques. Lo más natural siempre es una buena opción. Aunque recuerda que para que el balance de blancos se vea igual en cualquier monitor o medio impreso, antes se debe calibrar el monitor. Ya sea mediante un software o un hardware de calibración.

Y para finalizar, a continuación te dejo el resultado de la imagen que se ha usado en el tutorial tras la calibración de blancos definitiva.

final_balance

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>