La idea detrás de cada fotografía y reportaje

la_idea

¿Te has parado a pensar alguna vez por qué te gustan unas fotografías y otras no? Cada vez que me hago esta pregunta no dejo de sorprenderme.

Detrás de las imágenes que más me llegan siempre encuentro una idea bien trabajada. Captar una idea y plasmarla en una fotografía. Sin duda esa tiene que ser la intención del fotógrafo cuando apreta el disparador de su cámara. Eso es lo que puede diferenciar una foto mediocre de una expuesta en una galería. No lo bonita que sea o la técnica utilizada, sino lo bien que plasme una determinada idea.

En la simpleza de una idea bien estudiada y documentada está el gérmen de una buena fotografía. Por supuesto, la técnica también es importante. Y aunque hayamos encontrado una idea maravillosa, sin conocimientos de composición, iluminación e incluso de postprocesado, será difícil obtener una buena fotografía. Por otro lado, por mucha técnica que tengamos, si nuestras fotografías no se apoyan en una idea que las vertebre, será imposible conseguir que sean dignas.

Para mi la fotografía trata de ideas, de historias. Largas o cortas, eso da igual. Hay grandes ideas que se han conseguido materializar en una única foto, y otras más sencillas que han necesitado todo un reportaje. Eso es lo de menos. Lo importante es que en todas se muestra la visión que el fotógrafo tiene del mundo y en concreto de la parcela de realidad que nos muestra.

Buscando ideas para fotografiar

En post anteriores ya he comentado que lo mejor para disfrutar de la fotografía es fotografiar aquello que nos gusta. Pues en estos campos, por nuestra afinidad con el tema, es donde tenemos más claras las ideas de lo que queremos enseñar. Es un campo perfecto para experimentar con el concepto de “una idea = una foto“.

Para mi las fotos sobre aspectos culturales del Japón son mucho más sencillas de tomar que las que he tenido que hacer, por ejemplo, para diseñar páginas web. ¿Porqué? En ambos casos he puesto todo mi conocimiento en producir el mejor trabajo posible. Siempre lo hago. Sea un fotoreportaje para publicar, una foto editorial, un book de una modelo o una sencilla foto ilustrativa.  No obstante, me siento más cómodo fotografiando aquello que me gusta, aquello que me interesa. A estas alturas no es necesario decir que me interesa la cultura japonesa. Si seguís el blog ya os habréis dado cuenta. Investigar sobre cultura japonesa me resulta muy fácil y divertido y ese interés por si solo permite que mis fotos sobre Japón funcionen bien. Porque me empapo y estudio todo lo que puedo sobre la cultura para mostrar mi visión sobre ella. Lo que son, al fin y al cabo, mis ideas sobre ese país.

Si tuviera que hacer un reportaje sobre el escarabajo pelotero andino, aunque como profesional pondría toda la carne en el asador para obtener las mejores imágenes, tendría que investigar mucho para conseguir transmitir una idea clara sobre la vida del animalito. Es lo que tiene desconocer un tema.

En cambio, me resulta más fácil retratar el Hanami japonés sin tanta investigación previa, porque es un tema que conozco y sé como quiero plasmarlo. Sé que suena radical. Y ojo, no me mal interpretéis, si hay que ir a los Andes a hacer el reportaje del susodicho escarabajo, seré el primero en ir y aplicar todos mis conocimientos en la tarea; pero fotografiar lo que me gusta es más fácil. Las dos tareas consisten en tomar fotos, pero de un modo muy diferente. Es la diferencia entre un proyecto propio y un encargo.

Como amante de la fotografía no se pueden dejar de lado los proyectos personales aunque tarden en dar frutos económicos. Son el espacio en el que podemos experimentar y que repercutirá en una mejor calidad en el resto de nuestros proyectos y trabajos.

¿Mi idea es tan buena que me permitirá conseguir mejores fotos?

Esta pregunta la tendremos en la cabeza durante todos los proyectos que realicemos. Y eso no es malo. Si uno no se cuestiona su propio trabajo difícilmente podrá mejorar.

Por suerte, hay varias maneras de verificar la validez de nuestras brillantes ideas. Y podemos hacerlo antes de empezar a fotografiar. Sí, me refiero a hacer una investigación previa: ¿Nuestra idea es suficientemente clara como para ser fotografiable? ¿tengo acceso a lo que quiero fotografiar? ¿Se ha fotografiado antes? ¿Lo han hecho del mismo modo en el que quiero hacerlo yo?

Recomendaciones para mejorar el modo en el que plasmar en fotografía cualquier idea

1. Busca ideas en aquello que te gusta

2. Conviértelas en parte de tus proyectos personales

3. Tomate tu tiempo para pensar cómo plasmarlas en imágenes.

4. Experimenta para mostrarlas de la manera más clara y atractiva

5. No tengas miedo a equivocarte. Al fin y al cabo estás trabajando en un proyecto personal, si el resultado no es el que esperabas, sólo tendrás que rendirte cuentas a ti mismo. Siempre puedes volver a internarlo hasta que salga bien.

Aplicando estas sencillas recomendaciones en tus proyectos personales conseguirás nuevos encuadres, técnicas y herramientas que después podrás aplicar a tus encargos.

Conclusión

Pensar es muy cansado. Lo sé. A mi también me gusta tumbarme en el sofá de casa y dedicarme a ver películas. Pero te aseguro que cuando te acostumbras a pensar, puede hacerse rápidamente y casi sin dolor.

Reflexionar sobre qué ideas quieres mostrar en tus imágenes impulsará tus fotografías a otro nivel. ¿Te imaginas las composiciones de Cartier Bresson sin esa idea del instante decisivo? Sus fotos sólo serían un montón de objetos y personas desordenados. ¿Y las de Saul Leiter sin esa tranquilidad incómoda? Las ideas de ambos fueros tan grandes que abarcaron su obra entera y hasta se convirtieron en su seña de identidad. Pero no te preocupes. No hace falta (al menos de momento) buscar ideas tan grandes. Tal vez, transmitir una emoción sea una idea suficientemente grande para conseguir una buena fotografía. Con el tiempo irán llegando ideas más complejas. Eso sí, recuerda: no hay grandes fotografías sin una idea detrás.

7 Comments

  1. Pingback: Photonews » El fotógrafo de Tutankamón, Machu Picchu y fotos de fiestas a 25 euros: Galaxia Xataka Foto

  2. Pingback: La Streetphoto vuelve a estar de moda

  3. Pingback: ¿Digital o analógico? ¿Sigue vigente esta pregunta?

  4. Pingback: La idea detrás de cada fotografía

  5. Pingback: Qué hacer para que tus fotos sean mejores imágenes algún día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>