La investigación previa a la toma de una fotografía

documentate

La toma de fotografías es una parte mínima del trabajo de un fotógrafo. Antes de llegar a presionar el obturador de la cámara hay mucho por hacer. Puede que muchas de las mejores fotografías de la historia se hayan tomado por casualidad pero, te has parado a pensar ¿porqué han sido esos fotógrafos y no otros quienes las han tomado? Pues simple y llanamente porque antes de tomar esas fotografías han trabajado y estudiado dónde y cuándo había posibilidades de que se produjeran esas casualidades que se han convertido en fotografías excepcionales.

¿Qué imagen quiero conseguir?

No es el azar el que llevó a Robert Capa, Alex Webb o Costa manos a estar en el momento adecuado en el lugar adecuado, sino su investigación de campo. Me explico: si quieres tomar una fotografía de un hipopótamo cuidando de su bebé ¿qué harías? Porque quedarse en casa o salir al parque no ayudará a conseguir la foto. Como mucho de un perro gordo, pero no de un hipopótamo. Tal vez pienses que ir al zoo sería una mejor idea. ¿Seguro? ¿El zoo de tu ciudad tiene hipopótamos? ¿Tienen bebés hipopótamos? ¿Hay barreras o cristales que te separarán del animal y que harán parecer que el animal está dentro de una pecera?

¡Es hora de investigar!

Pensar en la imagen que quieres capturar es el primer paso para conseguirla. Es la primera pista del camino que habrá que seguir para acercarnos a lo que queremos mostrar al mundo.

¡Vaya!, tras una búsqueda por internet has descubierto que en tu zoo local no hay hipopótamos. Pero por ¿casualidad? has encontrado un parque natural en la otra punta del país donde los animales campan en libertad, Y ¡oh, divina providencia!, tienen una de las colonias de hipopótamos más grandes del mundo.

A esto me refiero con investigar. Un fotógrafo puede conseguir todos los datos necesarios para tomar una buena fotografía sin salir de casa. Todo gracias a Internet. La búsqueda de datos te permite dirigirte al lugar correcto conociendo el terreno de antemano. ¿Dónde tienes que ir para conseguir tu foto soñada?, una vez allí ¿hace falta algún permiso especial para fotografiar? , ¿cuál es la mejor época del año para fotografiar?, ¿y la hora del día? ¿los hipopótamos están más activos en alguna época del año en especial?…

Responder a todas las preguntas posibles que se nos ocurran antes de coger la cámara, allanará el camino. Investigar después de haber tomado las fotos no servirá de nada. Es algo que se debe hacer siempre antes para aumentar la profundidad con la que fotografiaremos el cada tema en cuestión.

Esta técnica es esencial en fotoperiodismo y todos los grandes reporteros la utilizan. ¿Te imaginas a un reportero de guerra documentando un conflicto sin saber porqué se lucha, dónde o con qué armas se pelea? En un caso extremo de este tipo, no documentarse puede hasta poner en riesgo su vida. Personalmente, adopto esta actitud siempre que voy a hacer un reportaje. Pienso que si no me documento es como si estuviera saliendo al campo de batalla sin chaleco antibalas. Por supuesto, habrá muchas cosas que descubriré sólo cuando saque la cámara de la bolsa, pero las que estudio a priori me ayudan a tener una visión general con la que empezar a moverme esquivando las balas.

Ventajas de documentarse sobre el tema de nuestras fotos

Investigar el tema de nuestras fotografía requiere de una inversión importante de tiempo, pero si incluyes está práctica dentro de tu flujo de trabajo, no obtienes más que ventajas:

1. Ahorras tiempo y dinero en desplazamientos inútiles a sitios donde no encontrarás la foto que quieres tomar.

2. No te desquicias por no encontrar la imagen que buscas.

No hay nada más frustrante que volver a casa sin l imagen que se ha ido a buscar expresamente. Imagina que viajas a la otra punta del país y no habías previsto que en invierno, la niebla en la zona están densa que cierran las carreteras y el parque natural en cuestión con los hipopótamos está cerrado al público.

Si estás informado de dónde y cuándo puedes conseguir la fotografía que quieres, más fácil será conseguirla y no frustrarte. La falta de resultados es desmotivadora. Con la investigación previa aumentamos las probabilidades de éxito y es un buen paso para tomar mejores fotos.

3. Te conviertes en un experto en lo que fotografías.

Este punto es especialmente importante, pues contra más conocimientos tienes sobre tu sujeto u objeto fotografiado, más elementos eres capaz de ver y más interesantes serán tus imágenes. Por no hablar de lo útiles que te resultarán los conocimientos si tienes que hablar con alguien entendido en el tema para que acceda a que tomes fotografías.

En fotoreportajes intimistas y en los que no lo son tanto, esto siempre es un punto a favor del fotógrafo. Si te interesas por la persona o las cosas que quieres fotografiar, es mucho más fácil conseguir buenas imágenes. Documentarte es la mejor manera de introducirte en el mundo que quieres fotografiar sin parecer después un elefante en una cacharrería. Ayuda a saber qué teclas tocar. Te aseguro que cuando trabajas con personas, y a no ser que te dediques a los bodegones, vas a tener que hacerlo; interesarte por su mundo es una puerta abierta a conseguir mejores imágenes. A veces la puerta no se abre todo lo que querrías, pero muchas veces un mundo mágico aparece donde antes sólo había un muro de 10 metros de alto. El conocimiento puede llevarte a la persona que te introducirá en el mundo que quieres fotografiar.

4.  Profundizas en tu imaginería fotográfica.

Verdad que no es lo mismo que te digan “me gusta fotografiar hipopótamos porque son bonitos”, que “Los hipopótamos no sudan. Tienen la piel muy fina y en ambientes secos se deshidratan. Por eso segregan una sustancia roja a modo de protección solar para mantener la piel húmeda. ¡Es como si sudasen sangre!”. ¿Quién crees que tomará mejores fotos de estas dos personas? Dejando de lado la técnica, estoy seguro que el segundo fotógrafo sabe tantas cosas de los hipopótamos que seguro que tendrá una visión mucho más amplia y clara del animal y eso se verá en sus imágenes. Por no contar la cantidad de información que puede mostrar en sus fotografías. Y esto es simplemente porque tiene claro qué quiere fotografiar y enriquece su “mirada fotográfica”  con todos estos datos.

Conclusión

Tomar fotos es una parte mínima del trabajo. La parte más importante es el trabajo previo para conseguir las imágenes en las mejores condiciones y mostrando el máximo de información. Podría resumirse diciendo que la fotografía es 1 año de preparación y 5 minutos de fotografiar. Esta sería una de las claves esenciales para conseguir sacar la foto que llevas dentro.

4 Comments

  1. Pingback: La investigación previa a la toma de una fotografía

  2. Pingback: La idea detrás de cada fotografía y reportaje | SALIENDODEMI

  3. Pingback: Photoshop, ¿sí o no? ¿Sigue vigente esta pregunta? | SALIENDODEMI

  4. Pingback: Qué hacer para que tus fotos sean mejores imágenes algún día | SALIENDODEMI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>