Parques naturales: El Montseny

Hoy os voy a hablar de mi experiencia en el parque natural del Montseny, uno de los doce pulmones de Cataluña, y a tan sólo una hora en coche de  Barcelona.

El Montseny es el lugar perfecto para escapar del bullicio de la ciudad y reencontrarse con la naturaleza. Recomendable tanto para los que aman el campo, pues dispone de una gran variedad ecológica; como para los más urbanitas, ya que sus itinerarios son bastante amenos. Ríos, castaños, mesetas donde se divisa todo el paisaje, embalses, casas de piedra… Un auténtico lujo de 31.063,90 hectáreas.

Cómo llegar


View Larger Map

Si visitáis la ciudad condal en coche esta es una agradable escapada para coger fuerzas.
Una sola recomendación: mirad el tiempo antes de iniciar el camino. Que no os pase como a nosotros que nos encontramos comiendo bajo la lluvia. Que aunque parezca el título de una película, no es el mejor modo de disfrutar del parque. Menos mal que el follaje de los árboles nos permitió comer con casi total normalidad.

El paseo

En este punto iniciamos la ruta “carbassa pujat” de l’Empedrat d’en Morou, que no es muy complicada ni requiere un calzado especializado. Con unas bambas con suela estriada y una chaqueta es suficiente, ya que el desnivel de esta ruta es tan sólo de un 10%.

Aunque depende de la época en la que se visite el parque, la primera parte del recorrido transcurre entre flores silvestres. Un regalo para el olfato si venís de la contaminación barcelonesa.

Esta parte del trayecto culmina en una meseta con unas vistas espectaculares del parque. Si llegáis pronto hasta aquí, y el día no es muy caluroso, éste puede ser un lugar ideal para hacer un picnic. Eso sí, quienes hagan esta misma ruta también pasaran por aquí, y si bien está zona no está muy transitada, puede no resultar demasiado íntima.

Después toca el descenso.

Debo confesar que esta zona me recordó mucho a la película “El laberinto del fauno“, y que hasta me pareció ver por un momento a Ofelia a punto de entrar en el árbol donde se encontraría con la enorme rana que custodia la llave.

La última parte del paseo es la más agradable y la que más agua ofrece al caminante. De repente, después del descenso, uno se encuentra frente a un embalse. La vegetación aquí es más frondosa y bastante variada y el camino sigue paralelo a uno de los ríos del parque (este es otro lugar perfecto para merendar).

El recorrido dura unas dos horas aproximadamente, pero si se hace con calma, como fue nuestro caso, puede dilatarse a unas tres horas y media.

El paseo para el fotógrafo

Si hacéis el camino cámara en mano y os gusta la fotografía de naturaleza, seguro que disfrutaréis mucho, pues la flora del Montseny es muy variada. De fauna, a parte de los montañeros, no vimos nada.

En mi caso, a pesar de no ser fan de la fotografía de naturaleza, debo confesar que me divertí bastante buscando qué fotografiar y cómo destacarlo sobre el verde general. Sin duda un buen ejercicio para mantener la “mirada fotográfica” despierta. Y eso sin contar el ejercicio que he hecho al cambiar un poco el acabado que normalmente doy a mis fotografías, para potenciar así la atmósfera general.

En general tomé muchos planos detalle, pero también aproveché para tomar alguna panorámica con la niebla que durante un momento lo invadió todo.

En definitiva, el Montseny es una buena opción para coger algo de aire fresco para los que vivimos en la ciudad, un paseo interesante para quienes visitan Barcelona y quieren conocer sus alrededores; y una mejor opción para quienes gustan de la fotografía de naturaleza. Y todo a una hora de Barcelona. ¿Qué más se puede pedir?

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>