Detalles modernistas

Si por algo es conocida mundialmente Cataluña y Barcelona en especial, es por su arquitectura modernista. A finales del siglo XIX la burguesía heredera de la revolución industrial convirtió la arquitectura en un signo de estatus social. Así, tener una casa modernista significaba estar entre los círculos sociales más importantes. Aunque en Cataluña se cultivó un gusto más allá de lo arquitectónico, y el modernismo estalló en artes tan diversas como la artesanía, la literatura, la pintura, la música y la publicidad. El modernismo en Cataluña, más que tendencia fue un sentimiento social con el que los artistas creyeron poder romper todas las barreras de la época.

Gracias a ese espíritu Barcelona es lo que es. Sí, lo sé, esta ciudad es mucho más que la Pedrera y la Sagrada Familia, pero su espíritu sigue siendo modernista. Es innegable. Y sino que se lo digan al Ayuntamiento, que se encarga de recordarlo al turista constantemente. En cualquier caso, ese es uno de los encantos de pasear por la ciudad: encontrarse en la calle obras de arte de hace un par de siglos sin necesidad de ir a ningún museo.

En esta ocasión ilustran este post un par de imágenes del Palacio Baró de Quadras (de Puig i Cadafalch), catalogado de monumento histórico y artístico de interés nacional y sede de Casa Asia. Es uno de mis edificios preferidos y sobre él volveré más adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>