¿Qué hace un laboratorista?

Esta semana mi queridísima V. se presentó en casa cargada de llaves USB para seleccionar las imágenes de tres de sus viajes y con el encargo de revelar con mi voz esas imágenes. Pero antes os pondré un poco en antecedentes:

En fotografía el laboratorista o positivador es el que realiza el tratamiento de la imagen que el fotógrafo tomó. Es decir, quien revela la fotografía y le da su aspecto final. La mayor parte de las veces es el propio fotógrafo quien se encarga de esta tarea, pero no son pocos los grades fotógrafos que sólo se dedican a la captura de las imágenes y que disponen de un laboratorista de confianza que imprime su propia voz a las imágenes. Sin ir más lejos a Cartier-Bresson, por ejemplo, nunca le sedujo el trabajo de laboratorio y en raras ocasiones realizó el mismo sus copias. Joan Colom, el famoso documentalista de las ramblas de Barcelona, dejaba el revelado en manos del Fotoprix de la calle Pelayo de la misma ciudad. Y Jean Loup Sieff deja el positivado de sus imágenes siempre al mismo laboratorio y positivador.

La labor del positivador, aunque es una profesión en recesión, es tan importante que en muchas ocasiones consiguen tanto renombre como los fotógrafos para los que trabajan. Es el caso por ejemplo de Juan Manuel Castro Prieto. Al que se le conoce en el mundo de la fotografía principalmente por ser el responsable del aspecto final que tienen los positivos de Cristina García Rodero, Chema Madoz y Alberto García Alix. Lo que resulta sorprendente de su trabajo es que consigue dar un acabado diferente a las imágenes en función de la visión de cada uno de los fotógrafos para los que trabaja. Como podréis imaginar, el trabajo de un positivador es muy importante pues en función de en manos de quien se dejen los negativos, el resultado final puede ser muy diferente.

A continuación, y con toda modestia, os dejo tres ejemplos de mi primera experiencia en la positivación de imágenes de otro fotógrafo:

Con esta imagen estuvimos discutiendo un buen rato, pues V. no le acababa de gustar. Consideré que el color en la imagen era demasiado uniforme y plano, pero que tenía suficiente contraste y matices para funcionar en blanco y negro. El problema de la versión en color es que la vista se iba directamente a la camiseta roja y hacía la lectura de la imagen un poco difusa. En cambio, al pasarla a blanco y negro y dar algo de brillo a los ojos del hombre, la mirada se va directamente a él, después a las dos chicas, al fondo y finalmente a las esquinas superiores, que vuelven a dirigir la vista al hombre. Así la imagen se encierra en si misma creando una atmósfera mucho más atrayente

El problema de la imagen de la izquierda es que la mirada va al niño directamente, quitando fuerza a los ojos de la niña. En el revelado final, la mirada del lector va primero a los ojos de la niña y, ¡sorpresa!, un niño apretujado en el borde de la imagen que quiere salir en la foto. Con unos sutiles cambios se consigue que la fotografía se lea de izquierda a derecha en lugar de derecha a izquierda.

En esta ocasión faltaba detalle en la camisa del niño (aunque en el negativo no había gran cosa más, conseguí recuperar algo), y para dar más fuerza a la mirada había que eliminar el señor de blanco del fondo, que distraía la atención de la expresión del niño.

 

Os puedo asegurar que he disfrutado como un niño, que he aprendido mucho sobre la visión de otro fotógrafo y sobre cómo releer una imagen. En resumidas cuentas: me he dado cuenta de lo que me gusta de la fotografía: que permite contar historias dirigiendo la mirada del espectador a través de la imagen, y que si no se dirige bien la mirada del espectador no va a entender la intención de nuestras fotografías.

Y vosotros: ¿habéis revelado alguna vez fotografías que no sean las vuestras propias? ¿Qué impresiones habéis tenido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>