Los Filtros Protectores

Bueno, aunque nos ha costado decidirnos, ya nos hemos hecho con nuestra primera réflex. Lo sé, al sostenerla parece que hemos comprado un monstruo lleno de botones que no llegaremos a dominar nunca. ¿Porqué no nos habremos comprado una cámara compacta como todo el mundo o incluso un móvil medio decente? Pero entonces vemos el libro de la agencia MAGNUM en la estantería de nuestra biblioteca recordándonos el placer que debe provocar conseguir robar semejantes imágenes al tiempo. Respiramos profundo. Sí, hemos tomado la decisión adecuada. Claro que, ¿por donde empezamos ahora?

Pues bien, antes de nada, y si no lo habéis hecho todavía, os va a tocar ir a una tienda de fotografía para conseguir un filtro que proteja vuestro objetivo. Tal y como os dije en el primer post de esta serie, éste es un gasto imprescindible. Los motivos son dos:

– El filtro va a proteger el objetivo de ralladuras.

– Si se os cae la cámara al suelo (que ya sé que esto no lo teníais previsto), protegerá al objetivo.

Quizás os parezca que exagero, pero en mi caso el filtro me ha salvado de tener que comprarme un objetivo en dos ocasiones. Sí, el filtro ha quedado hecho añicos, pero la lente no se ha rayado ni roto. Y compensa gastarse 20 euros en un filtro, que 150 en un objetivo barato por culpa de una caída tonta. Así que mi recomendación es que ni siquiera uséis la cámara sin un filtro protector. Es la mejor manera de cuidar nuestra inversión.

Diréis, ¿y porqué no me lo recomendaron en la tienda donde compré la cámara? ¡Aix!, si hubiera un verdadero profesional en cada comercio… Pero tranquilos, con el tiempo, el mismo dependiente que no os prestó la suficiente atención o se acabará convirtiendo en un verdadero asesor o lo cambiaréis por otro con más conocimientos.

Tipos de Filtros

No me lo puedo creer, ¡hay más de un tipo de filtro!

Tranquilos, de momento sólo os tenéis que centrar en dos:

- Ultravioleta ( UV ) : Absorbe los rayos ultravioletas eliminando la bruma que hay en el cielo. Es totalmente transparente y ideal para dejarlo siempre en el objetivo para protegerlo.

- Skylight : Es igual que el UV, con la diferencia que tiene un color rosado muy suave, para eliminar la dominante azul que se crea en las sombras cuando fotografiamos en exteriores. Vamos, que elimina parte del azul en las sombras y os dejará unos cielos más reales y espectaculares.

Personalmente utilizo siempre el Filtro ultravioleta neutro como protector permanente en todos mis objetivos, pero un skylight puede ser también una buena opción si en vuestra ciudad los cielos son muy azules.

Para finalizar, y aunque hablaré de él más adelante, es interesante que os suenen los denominados filtros polarizantes o polarizadores, que sirven para eliminar reflejos en agua y cristal, filtran el color azul y eliminan luz de la imagen final. Para que os hagáis una idea, el filtro polarizante seria como ponerle unas gafas de sol a la cámara que gradúen su oscuridad según la luz a la que se las exponga. Aunque considero este filtro imprescindible, no es el más apto para proteger el objetivo porque elimina mucha luz en las imágenes capturadas.

1 Comments

  1. Maite Martínez Torres

    Otro post muy acertado!
    Como dependienta os recomiendo que nunca hagais caso a los dependientes!!! jajajajaja

    Es broma! Solo deciros que si habeis gastado mucho dinero en una optica, no le pongais un filtro de muy mala calidad, podriais pensar en comprar uno un poquito mas bueno!!

    Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>