Romería a la catalana

No, la romería a la catalana no es un tipo de salsa, ni una composición culinaria creada por “el Bulli“. Romería es el nombre que se da a la procesión que cientos de feligreses hacen una vez al año para cantar y rezar a la virgen del Rocío en la aldea almonteña de Ronda el Rocío (en la provincia de Huelva, Andalucía).

Sin embargo, no todos los devotos de la virgen pueden permitirse el lujo de peregrinar durante varias semanas hasta allí para verla. ¿Qué hacen entonces? Pues se montan su pequeño rocío, con virgen incluida, un poco más cerca de casa. Más concretamente, al lado de la mía. Yo que pensaba que en esta casa a las afueras todo iba a ser más calmado…, y voy y descubro que una vez al año una troupe de rocieros acampan pocos cientos de metros más allá de mi ventana. Esto no lo avisaron cuando enseñaban la casa…

Supongo que pensaréis: pero si sólo son unos cuantos feligreses. Por supuesto esa respuesta sólo demostrará o que nunca habéis ido a una romería, o que no soy extranjeros y no conocéis el espíritu ibérico. Porque en estas concentraciones, además de rezos, hay mucho, mucho, mucho cante “jondo”, alcohol, petardos, vestidos de lunares, caballos y hasta el denominado “salto de la reja” a las cuatro de la mañana. Y es que, la romería, más que una tranquila plegaria a la virgen, es una fiesta por todo lo alto, con fritangas, migas, gazpacho, “rebujitos” y demás delicatessen que nada tienen que envidiar a las de Ferran Adrià. Vamos, un verdadero espectáculo de alegría andaluz, en este caso, a la catalana. Digno de ver al menos una vez en la vida.

Entrada al “campamento” rociero

Detalle de las peinetas

No sé quién está más orgulloso de su partenaire

Unas buenas migas con pimientos y rebujito son lo mejor para recuperar fuerzas después de la peregrinación

Cantando a la Virgen. Sentimiento que no falte.

“Guapa, guapa y guapa. Y bonita, y bonita, bonita y bonita. ¿Y porqué? Por que sí”

Estas frases, repetidas como un mantra, no dejan de escucharse durante todo el rocío.

Cuidando los pendones de la virgen que traen las hermandades

“Pa’ mi niña, lo que ella quiera”

El atuendo típico de un rociero

Y claro, después, toca descansar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>