Contaminación acústica

La madre que grita: “¡Quieres estarte quieto ya!”. Los vendedores anunciando alguna oferta: “¡Seis euros tres! ¡Seis tres!”. Los semáforos piando. El tráfico, lleno de autobuses. La música estridente que sale del coche de algún adolescente que acaba de sacarse el carné. El grupo de extranjeros de rigor celebrando una despedida de soltero. Músicos callejeros que se ganan el jornal a cambio de una ración de ruido.

Ruido. Si algo hay en una gran ciudad es ruido. Ensordecedor ruido. Y a pesar de lo molesto que resulta la mayor parte de los días, no siempre nos damos cuenta de la suerte que tenemos de poder padecerlo.

sonotone1

Aunque demasiado ruido sea un día la causa de nuestra sordera. ¿Sería así como este señor llegó a quedarse sordo? ¿Escuchó demasiado hasta desgastar su sentido auditivo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>